A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

Zopiclona dosis maxima





Abuso y dependencia de zopiclona y zolpidem presentacin de tres

11/10/2014
01:02 | Author: Caitlin White

Sleeping pills zopiclone side effects
Abuso y dependencia de zopiclona y zolpidem presentacin de tres

2 Mar 2001 Máxima actualización. Esté informado en todo La zopiclona es eficaz como inductor del sueño a dosis de 5-10 mg/día. Es un fármaco en.

En 1998 la zopiclona suponía el 42% de las prescripciones de hipnóticos en el mercado noruego. De los 101 ca sos de conductores de automóvil en los que se detectó zopiclona en sangre, el 60% tenía concentraciones de zopiclona superiores a las observadas tras la administración de dosis terapéuticas; el 80% tenía concentraciones superiores a las esperadas tras 8 h de la ingestión del fármaco a dosis terapéuticas. En la mayoría de los conductores también aparecían tests positivos para otras drogas ilegales, fármacos con potencial de abuso o alcohol. Para Bramness et al19 estos hallazgos indican que la zopiclona era objeto de abuso, por lo que deberían tomarse las mismas precauciones que cuando se prescriben benzodiacepinas. El uso de zopiclona parece vinculado a accidentes de tráfico: los usuarios de benzodiacepinas y zopiclona presentan un riesgo incrementado de sufrir accidentes de tráfico y se les debería recomendar que no conduzcan mientras se encuentren en tratamiento20.

Caso 1. Abuso de zolpidem en una mujer alcohólica de 70 años  

Mujer de 37 años de origen marroquí que ingresó en la unidad de psiquiatría por presentar consumo abusivo de zolpidem con síntomas de abstinencia. Ausencia de antecedentes psiquiátricos y de consumo de otras sustancias psicoactivas. No existía patología médica concurrente. En relación con problemas familiares y laborales presentaba ansiedad e insomnio desde 1993: tras unos meses en los que tomó Soñodor® (difenhidramina) para conciliar el sueño, inició el consumo de zolpidem a dosis cada vez más altas, hasta alcanzar un consumo diario de 15 a 60 comprimidos (150-600 mg/día de zolpidem). La enferma utilizaba el fármaco ­al que desarrolló rápida tolerancia­ como hipnótico y como ansiolítico diurno. Lo adquiría en las farmacias sin receta médica. Ha presentado cinco episodios compatibles con crisis comiciales en períodos de abstinencia de zolpidem. Durante su ingreso se logró la desintoxicación a la sustancia sin aparición de síntomas de abstinencia graves, facilitada con trazodona y clormetiazol. La paciente no presentaba otros diagnósticos psiquiátricos en eje I. Existían importantes problemas derivados de la inmigración en condiciones socioeconómicas y laborales desfavorables. DISCUSIÓN.

Numerosos casos de abuso y dependencia de zopiclona.

Lader3 revisó los datos concernientes al rebote, abstinencia y posible dependencia de la zopiclona. Al ser un hipnótico de vida media corta, en torno a las 5 h, podemos encontrar efectos de rebote de forma ocasional, con una intensidad menor que los producidos por las benzodiacepinas. No suele describirse tolerancia al efecto hipnótico de la zopiclona. La aparición de dependencia tras un uso continuado, que se manifestaría por un síndrome de abstinencia característico o por un patrón de craving , sería rara. Un uso adictivo no médico sería muy poco frecuente en comparación con las benzodiacepinas. La zopiclona presentaría claras ventajas sobre las benzodiacepinas en términos de dependencia y potencial de abuso3. En revisiones posteriores4 se matizan estas afirmaciones, recomendando precauciones similares a las que han de seguirse al prescribir benzodiacepinas, para concluir que el perfil de riesgos y beneficios de la prescripción de zopiclona a medio plazo permanece desconocido.

­ El riesgo de desarrollar dependencia a zopiclona y zolpidem podría ser mayor en el caso de pacientes con trastornos de personalidad y de consumo de otras sustancias.

­ La experiencia clínica acumulada, los estudios en laboratorio con humanos y los modelos animales, indican que la capacidad de abuso y dependencia del zolpidem parece ser similar a las de las benzodiacepinas de vida media corta, como el triazolam.

1. La abstinencia, estímulo discriminativo y la tolerancia mostrada con zolpidem fue similar a la encontrada con benzodiacepinas en similares condiciones; las tasas de autoinyección de zolpidem fueron similares a las mantenidas con barbitúricos de acción intermedia y más altas que aquellas mantenidas con 11 benzodiacepinas estudiadas previamente en condiciones similares53.

Potencial de abuso y dependencia: alarma creciente.

Existen en la bibliografía casos aislados, pero cada vez más frecuentes, de abuso y dependencia de zopiclona, a pesar de las evidencias teóricas y clínicas de su bajo poder adictivo. La paciente que presentamos es un caso extremo tanto por la duración como por las dosis del patrón de abuso. En todo caso, debe alertar de los riesgos potenciales del fármaco. Este potencial de mal uso de la zopiclona podría ser similar al de las benzodiacepinas o incluso superior en algunos casos8. Para Aranko et al9, los datos concernientes a los riesgos de dependencia ligados al consumo de zopiclona son insuficientes. Se describe el caso de un paciente de 36 años que tomaba dosis de 60-90 mg/día y que sufrió convulsiones en dos ocasiones tras una retirada abrupta de zopiclona. Concluyen que la zopiclona podría causar problemas asociados con su mal uso y producir reacciones de abstinencia similares a las benzodiacepinas, conclusiones apoyadas por descripciones clínicas similares9-18.

2. Como el midazolam, el zolpidem mantiene pautas de autoinyección y dependencia física desarrolladas bajo condiciones de disponibilidad a largo plazo54.

Consumo habitual de 675 mg/día de zopiclona en una mujer de 36 años.

3. El zolpidem produce dependencia física bajo condiciones de única dosificación diaria, y la gravedad del síndrome de abstinencia puede considerarse inter medio55. Abstinencia y psicosis.

2. DEPENDENCIA DE ZOLPIDEM INTRODUCCIÓN.

­ Es aconsejable hacer las mismas recomendaciones a los pacientes en tratamiento con zopiclona y zolpidem que las que habitualmente se hacen al prescribir benzodiacepinas (evitar conducir, manejar maquinaria peligrosa, etc.).

Los 3 casos que presentamos son mujeres. Desconocemos si existe un mayor porcentaje de mujeres entre los pacientes que abusan de zolpidem. El aclaramiento de zolpidem parece ser menor en mujeres y podrían existir diferencias en el metabolismo hepático entre varones y mujeres33. Se han indicado también diferencias en la susceptibilidad frente a efectos secundarios52.

Caso 2. Abuso de zolpidem con síntomas graves de abstinencia  

Por otro lado, se sugiere la utilidad potencial del uso transitorio de zopiclona como fármaco facilitador de la abstinencia en pacientes consumidores crónicos de hipnóticos5,6. Además, sobre un modelo de dependencia física en ratas, el tratamiento con ciclopirrolonas no modificó la sensibilidad del complejo receptor GABA al agonista parcial inverso FG 7142 tras su abstinencia, pero sí después del tratamiento y abstinencia a benzodiacepinas7. Estos datos plantean un bajo potencial de abuso para zopiclona.

Abuso de zopiclona, personalidad previa y politoxicomanías.

En principio, se ha considerado un fármaco eficaz, seguro y con bajo riesgo de producir abuso o dependencia cuando se administra correctamente21-24. El perfil de seguridad del zolpidem sería consistente con sus propiedades farmacológicas, los resultados de ensayos clínicos y los datos obtenidos de grandes grupos de pacientes25,26. La potencia de abuso del zolpidem no se incrementaría con el consumo de alcohol27 y la capacidad de producir tolerancia podría ser menor que en el caso de una benzodiacepina de vida media corta como el triazolam28. Se han intentado desarrollar modelos teóricos que permitan comprender la aparente falta de tolerancia y potencial de abuso de los agonistas selectivos del receptor benzodiacepínico tipo 1: reajuste incompleto de la función receptorial GABA29, combinación de selectividad por varios subtipos receptoriales benzodiacepínicos junto con un agonismo parcial30.

Los escasos datos recogidos en la bibliografía apoyan la idea de que el potencial de abuso y dependencia sería más alto en pacientes con trastornos de personalidad y en aquellos en los que existen patrones de abuso de otras sustancias15,16. No obstante, se informa de casos de pacientes sin historia de abuso de sustancias ni de patología caracterial previa que presentan consumo abusivo de zopiclona17,18.

La zopiclona es una ciclopirrolona sin relación química con las benzodiacepinas. Parece actuar sobre el complejo GABA-receptor. La zopiclona es eficaz como inductor del sueño a dosis de 5-10 mg/día. Es un fármaco en general bien tolerado, con escasos efectos secundarios, entre los que destacan por su frecuencia boca seca y mal sabor de boca. Se cree que tiene un bajo potencial de abuso y dependencia1 y que esta complicación suele ocurrir exclusivamente en pacientes con historia de abuso de sustancias2. CASO CLÍNICO.

La zopiclona: ¿bajo potencial de abuso?

­ Tanto la zopiclona como el zolpidem poseen un potencial de abuso, dependencia y desarrollo de tolerancia y abstinencia. Aunque estas complicaciones no son muy frecuentes, pueden ser tan graves como en el caso de las benzodiacepinas.

­ La abstinencia de zolpidem o zopiclona puede acompañarse de crisis convulsivas, y ocasionalmente de síntomas psicóticos en el caso del zolpidem.

Mujer de 36 años, soltera, ingresada en una unidad de psiquiatría debido al consumo abusivo de zopiclona y la existencia de síntomas depresivos con potencialidad suicida. Diagnosticada de trastorno mixto de la personalidad y depresión mayor recurrente, ha requerido ingresos previos. La enferma consumió alcohol en exceso, con patrón de abuso/dependencia, desde 1980 a 1985. En 1990 se le recetó Limován® (zopiclona) para tratar insomnio de conciliación. En pocos días la enferma fue aumentando las dosis al aparecer tolerancia a los efectos hipnóticos de la zopiclona. Tras un mes de tratamiento, tomaba una caja diaria de zopiclona (30 comprimidos que equivalen a 225 mg/día). Desde entonces el consumo ha sido continuo, aumentando hasta los 90 comprimidos diarios (675 mg/día) durante varias semanas. Nunca ha conseguido abstinencias de más de 3 meses y el período de menor consumo fue de 6-7 comprimidos al día durante 10 meses. Previamente al ingreso, su consumo diario volvía a ser de unos 60 comprimidos al día. La enferma presentó síntomas de abstinencia grave al suprimir el consumo de zopiclona: ansiedad, insomnio completo, tartamudeo, dificultad para concentrarse y pensar, temblor, aumento de diuresis, ataxia, mareos súbitos con debilidad generalizada y dificultades de concentración y memoria; estos síntomas desaparecían al reiniciar la toma de zopiclona. En 1992, en un período de abstinencia del fármaco, presentó una crisis convulsiva. Desde entonces sigue tratamiento con carbamacepina, sin que se hayan repetido crisis comiciales. El consumo de altas dosis de zopiclona le produce ligera somnolencia y torpeza psicomotriz. En menor medida, durante los últimos años ha consumido dosis altas de cafeína y difenhidramina. La enferma obtiene sin receta médica la zopiclona en farmacias. Durante su ingreso, la enferma consiguió la desintoxicación de la zopiclona sin efectos secundarios notables, persistiendo las dificultades para conciliar el sueño y la ansiedad flotante a pesar de la administración de dosis medias/altas de medicación ansiolítica. Tras un breve período de abstinencia ambulatoria, la enferma recayó en patrones de consumo dependiente de zopiclona. DISCUSIÓN.

Mujer de 70 años remitida a psiquiatría por presentar consumo excesivo de zolpidem. Abuso de alcohol desde los 40 años al que se asoció hepatopatía alcohólica. Antecedentes familiares de abuso de alcohol en la familia. Hace 2 años el médico que trató su patología hepática le pautó 10 mg/día de zolpidem para el tratamiento de insomnio de conciliación. La paciente aumentó progresivamente la dosis del fármaco y no sólo lo tomaba para la conciliación del sueño sino siempre que se encontraba nerviosa o preocupada. Coincidiendo con abstinencia de alcohol en los últimos 3 meses, la enferma aumentó el consumo de zolpidem hasta dosis de 50 mg diarias, mostrando tolerancia al efecto sedante del fármaco y tendencia a consumir dosis cada vez más altas. Al disminuir las dosis de zolpidem la paciente sufría inquietud, ansiedad, insomnio completo, suspicacia paranoide y referencialidad. La suspicacia y referencialidad eran sometidas a crítica, aunque con frecuencia se sentía observada en la calle y pensaba que la gente hablaba de ella como si fuese una "drogadicta". No se valoró la existencia de alucinaciones. Estos síntomas de abstinencia se mitigaban al aumentar las dosis de zolpidem. Se inició tratamiento de abstinencia facilitado con tiapride y sertralina.

Los datos provenientes de la bibliografía recomiendan moderar el optimismo. De hecho comienzan a cuestionarse las diferencias reales entre el zolpidem y las benzodiacepinas de vida media corta. Por ejemplo, si se estudian los efectos reforzadores y el potencial de abuso, el efecto discriminativo de estímulo, los efectos subjetivos del fármaco, la tolerancia y la producción de dependencia, veremos que los efectos conductuales del zolpidem son generalemente similares a los de las benzodiacepinas31, en concreto a los del triazolam32-34. Un estudio no encuentra diferencias entre zolpidem y benzodiacepinas o barbitúricos en función de estos parámetros35. CASOS CLÍNICOS.

Investigación en modelos animales.

Promociones exclusivas.

Comments (1)Read more



Zopiclona Adolfoneda

9/9/2014
01:56 | Author: Evan Martin

Sleeping pills zopiclone side effects
Zopiclona Adolfoneda

10 Sep 2008 La zopiclona reduce el período de conciliación del sueño e incrementa la duración del sueño durante la noche, Dosis máxima: 7.5 mg/24 h.

La zopiclona sólo está indicada para el tratamiento de un trastorno intenso, que limita la actividad del paciente o lo somete a una situación de estrés importante. INDICACIONES : - INSOMNIO transitorio, de corta duración y crónico en adultos (incluyendo dificultades para iniciar el sueño, despertares nocturnos y despertar precoz).

CYP3A4 principalmente y CYP2C8 en menor medida son los isoenzimas involucrados en el metabolismo de la zopiclona. La excreción de una pequeña cantidad por saliva puede explicar el mal sabor amargo.

Comments (2)Read more

Zopiclona 7,5 mg - Cevallos

7/8/2014
03:34 | Author: Devin Garcia

Sleeping pills zopiclone side effects
Zopiclona 7,5 mg - Cevallos

En el hombre, zopiclona es rápidamente absorbida por vía oral. En un rango de dosis de 3,75 a 1 mg, hay una relación linear entre la dosis y la máxima.

Comments (0)

Zopicalma 7,5 mg comprimidos

5/7/2014
05:32 | Author: Evan Martin

Sonata sleeping pill
Zopicalma 7,5 mg comprimidos

29 Ene 2008 Zopiclona pertenece al grupo de los medicamentos denominados hipnóticos y sedantes. La zopiclona No debe excederse la dosis máxima.

Comments (0)

Zopiclona Salud

3/6/2014
07:50 | Author: Caitlin White

Sonata sleeping pill
Zopiclona Salud

23 Jun 2009 La zopiclona reduce el período de conciliación del sueño e incrementa la duración del sueño durante la noche, Dosis máxima: 7.5 mg/24 h.

› Cursos Idiomas - Inglés, Alemán.

- Piel:, . Se ha notificado un síndrome de retirada después de interrumpir bruscamente el tratamiento, con insomnio de rebote, ansiedad, temblor, sudoración, agitación, confusión, cefalea, palpitaciones, taquicardia, delirio, pesadillas, alucinaciones e irritabilidad. - Musculoesqueléticos:, , (ocurren predominantemente al comienzo deltratamiento y generalmente desaparecen con la administración continuada). - Generales:. En la mayor parte de los casos, las reacciones adversas son una prolongación de la acción farmacológica y afectan principalmente al sistema nervioso central.

Comments (5)Read more